馃敶 Muri贸 una nena de 8 a帽os por hantavirus

Desde el Ministerio de Salud confirmaron este miércoles el fallecimiento de una nena de 8 años oriunda de la provincia de Chubut por hantavirus.

El Ministerio de Salud de la Nación informó este miércoles el fallecimiento de una nena de 8 años por hantavirus. La niña vivía con su familia en la provincia de Chubut, en el departamento Futaleufú.

La nena había comenzado a sentir dolor abdominal acompañado de fiebre y vómitos el pasado 8 de julio. Ante esta situación, fue llevada a una consulta con un efector local. Como los síntomas continuaron, la nena fue llevada al Hospital Zonal de Esquel cuatro días más tarde, donde quedó internada en terapia intensiva.

MIRÁ TAMBIÉN
El Gobierno explicó cómo se utilizarán las vacunas de Covid que están por vencer
El Gobierno explicó cómo se utilizarán las vacunas de Covid que están por vencer
Finalmente, su cuadro desmejoró y murió el miércoles en horas de la mañana. Desde la cartera sanitaria se informó que el equipo de epidemiología provincial se encuentra investigando los contactos estrechos para implementar las medidas de control pertinentes.

Es el caso número 32 de hantavirus detectado en la Argentina en lo que va del 2022. Los casos fueron detectados en las provincias de Buenos Aires, Cuidad Autónoma de Buenos Aires (caso con antecedente de viaje a Esquel, Chubut), Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Salta y Tucumán, y cinco de los mismos derivaron en fallecimientos.

Cómo se transmiten los hantavirus y métodos de prevención
Los hantavirus pueden ser transmitidos al ser humano por roedores silvestres. Estos presentan una infección crónica asintomática con viremia persistente, y eliminan el virus a través de la orina, saliva y excretas.

Las vías más comunes de transmisión son por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de estos roedores infectados. Además, hay otras vías frecuentes de transmisión de los hantavirus por el contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o la propia mordedura del roedor infectado.

Para prevenir los hantavirus, se debe entre otras cosas evitar la convivencia con roedores (particularmente el contacto con sus secreciones) y que entren o hagan nidos en las viviendas. Ante la presencia de roedores, especialmente en zona urbana, es importante consultar con el municipio por el control de las plagas de esta índole.